Recursos

  • 1984, de George Orwell.
  • ¡Eh, no me dejes solo!, de R. Capdevila. Destino, 1985.
  • ¡Es el colmo!, de C. Roy. Altea, 1984.
  • ¡Quiero una medalla!, de Lluïsot. Destino, 1988.
  • ¡Saltad todos!, de K. Withmore. SM, 1985.
  • ¿Qué me quieres, amor? de Manuel Rivas. Alfaguara, 1996. Destaca La lengua de las mariposas.
  • ¿Sobrevives?, de Fina Casalderrey. SM.
  • A la mierda la bicicleta, de Gonzalo Moure Trenor. SM.
  • Abdel, de Enrique Páez. SM.
  • Adán y Eva, de Ayaan Hirsi Ali.
  • Ahora no, Fernando, de D. McKee. Altea, 1986.
  • Alarma en Patterik Fell, de E. Sampson. SM, 1983.
  • Algunos niños, tres perros y más cosas, de Juan Farias. Espasa-Calpe, 1981.
  • Amigos, de Rob Lewis. 1999.
  • Amigos, de Loles Durán. SM, 1996.
  • Ana Banana y yo, de L. Blegvard. Altea, 1989.
  • Años difíciles, de J. Farias. Miñón, 1983.
  • Aunque digas fresas, de Andrea Ferrari. SM.
  • Blanco bueno busca negro pobre, de Gustavo Nerín. Ensayo sobre la cooperación y las ONG.
  • Billy Elliot, de Melvin Burgess. SM.
  • Boris, de H. T. Haar. Noguer, 1984.
  • Brumas de octubre, de Lola Gándara. SM.
  • Campos verdes, campos grises, de Úrsula Wölfel. Lóguez, 1981.
  • Cangura para todo, de Gloria Fuertes. Lumen, 1967.
  • Como bola de nieve, de Joyce Carol Oates. SM.
  • Como la piel del caimán, de Ricardo Gómez. SM.
  • Como un bicho raro, de Fernanda Krahn Uribe. SM.
  • Cuando el viento sopla, de R. Briggs. Debate, 1983.
  • Cuando Hitler robó el conejo rosa, de J. Kerr. Alfaguara, 1989.
  • Cuando los árboles hablen, de Laura Halse Anderson. SM.
  • Cuentacuentos. Una colección de cuentos… para poder contar, recopilados por Nuria Ventura y Teresa Durán. Siglo XXI, 1986. Destaca: La casa de Tres Botones, de Gianni Rodari.
  • Cuentos negros para niños blancos, de Blaise Cendrars. Espasa-Calpe, 1988.
  • Cuentos sin edad, de Varios autores. Gente Nueva, 1998. Destacan: Cedric, de Tove Jansson. Los grandes corazones de Pulguín y Pulgón, de Jean Joubert.
  • De chico a chica, de Terence Blacker. SM.
  • Diario, de Ana Frank. Plaza-Janés, 1984.
  • Dirección oeste, de I. Southall. SM, 1984.
  • Dos idiotas sentados cada uno en un barril, de R. Rocha. Aliorna, 1987.
  • Dos veces cuento, de José Manuel Alonso Ibarrola. Internacionales Universitarias, 1998.
  • El cazo de Lorenzo, de Isabelle Carrier.
  • El cerdito, de Juan Carlos Onetti.
  • El círculo africano, de Jesús Carazo. SM.
  • El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.
  • El dedo mágico, de R. Dahl. Alfaguara, 1986.
  • El destello de Hiroshima, de Toshi Maruki. Miñón, 1986.
  • El desterrado, de Ramón Gómez de la Serna.
  • El gran miedo, de W. Camus. Espasa-Calpe, 1989.
  • El hogar, de Istvan Örkeny. Dentro de Cuentos de un minuto. Quimera nº 89, 1989.
  • El hombre que plantaba árboles, de J. Giono. Altea, 1987.
  • El hombrecito vestido de gris y otros cuentos, de Fernando Alonso. Alfaguara, 1978.
  • El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano. Siglo XXI, 1991.
  • El llanto del león, de R. Alcántara. Aliorna, 1987.
  • El lobito bueno, de José Agustín Goytisolo. Edebé, 1984.
  • El mal de Gutemberg, de Jesús Carazo. SM.
  • El niño de Hiroshima, de I. Atano. Altea, 1984.
  • El oro de los dioses, de Jordi Sierra i Fabra. Planeta.
  • El pájaro amarillo, de M. Levoy. Alfaguara, 1984.
  • El parque de Enrique Oso, de D. McPhail. Espasa-Calpe, 1984.
  • El payés y los caracoles, de Enric Larreula. Teide, 1995.
  • El pez arco iris, de Marcus Pfister. El arca de Junior, 1996.
  • El príncipe destronado, de Miguel Delibes. Planeta.
  • El sofá estampado, de Nunes Bojunga. Espasa-Calpe, 1985.
  • El sol que no tenía memoria, de Enric Larreula. Teide, 1994.
  • El sueño de Paula, de Mª del Carmen Ramos. Sieteleguas, 2006.
  • El sueño del celta, de Mario Vargas LLosa.
  • El uniforme maldito, de S. Cedar. SM, 1987.
  • Emigrantes, de Shaun Tan.
  • Entre el cielo y el infierno, de O. Pfeiffer. Alfaguara, 1989.
  • Érase una vez la paz, de Varios autores. Planeta-CEAR, 1996. Destaca: El refugio, de Miguel Delibes. El mejor safari, de Nadine Gordimer. Como ahora. Cuento de Navidad, de José Luis Sampedro.
  • Escritores contra el racismo, de Varios autores. Talasa, 1998. Destaca: Los amantes de Sarajevo, de Jesús Ferrero. La bicicleta, de Josan Hatero.
  • Estación Babilonia, de G. Carré. Intermón, 1999.
  • Estrella sin cielo, de L. Ossowski. Alfaguara, 1987.
  • Ferdinando el toro, de M. Leaf. Lóguez, 1978.
  • Filón del chino, de I. Southall. SM, 1984.
  • Frío, de Laurie Halse Anderson, 2010.
  • Frontera, de Jordi Sierra i Fabra. SM.
  • Hermano cielo, hermana águila. J.J. de Olañeta, 1993.
  • Historias de la Artámila, de Ana Mª Matute. Destino, 1961.
  • Invierno en tiempos de guerra, de J. Terlow. SM, 1985.
  • Jonás el pescador, de R. Zimnik. Espasa-Calpe, 1987.
  • La bruja Doña Paz, de Joaquín Robles Soler. Miñón, 1983.
  • La canción de la luna, de S. O’Dell. Ediciones B, 1988.
  • La conferencia de los animales, de E. Kastner. Alfaguara, 1984.
  • La escalera perdida, de Padma Venkatraman, 2010.
  • La hija del Ganges, de Asha Miró. RBA-La Magrana.
  • La inmigración contada a mi nieto, de Aïcha Bouabaci.
  • La llamada de Sosu, de Asare Meshack. Zendrera, 2001.
  • La maleta olvidada, de J. Teisson. Intermón, 2000.
  • La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas, de Varios autores. Fugaz, 1990. Destaca: La historia que más me ha impresionado…, de Gabriel García Márquez.
  • La mata de escarabajos, de B. Keller. Espasa-Calpe, 1995.
  • La moda, un tejido de injusticias. ¿Dónde queda el respeto a los derechos laborales?. Setem/Intermón-Oxfam.
  • La muerte y la doncella, de Ariel Dorfman.
  • La música del viento, de Jordi Sierra i Fabra. Planeta.
  • La noche de los animales, de P. Andrevon. Altea, 1983.
  • La oveja negra y demás fábulas, de Augusto Monterroso. Seix Barral, 1983.
  • La perla, de Helme Heine. SM, 1986.
  • La rana salva a sus amigos, de Max Velthuijs. Timun Mas, 1996.
  • La rebelión de las lavanderas, de J. Yeoman. Altea, 1987.
  • La rosa de San Jorge, de Joles Sennell. SM, 1989.
  • La sequía, de J. Zaton. Júcar, 1988.
  • Las reinas de África, de Cristina Morató. Plaza & Janés.
  • Las tres mellizas y la Olimpíada más especial. Intermón-Oxfam.
  • Las voces del espejo. Cuentos, poemas y dibujos del zapatismo, para construir futuro, de Varios autores. Espejo, 1998. Destaca: El niño sin lengua, de Juan Goytisolo.
  • Liebre y Tejón van a la ciudad, de N. Lewis. Altea, 1983.
  • Llámalo X, de Marinella Terzi. SM.
  • Llamando a las puertas del cielo, de Jordi Sierra i Fabra. Edebé, 2006.
  • Los cocodrilos del barrio, de M. V. D. Grun. Alfaguara, 1987.
  • Los cuatro amigos, de Fang Yi-K’Iun. La Galera 1998.
  • Los dos almirantes, de Varios autores. Altea, 1981.
  • Los dos monstruos, de Varios autores. Espasa-Calpe, 1987.
  • Los niños del mar, de Jaume Escala. Siruela, 1991.
  • Los tambores, de Reiner Zimnik. Lumen 1981.
  • Los tigres albinos, de Hipólito G. Navarro. Pre-textos, 2000.
  • Los últimos años, de G. Pausewang. Lóguez 1983.
  • Mefisto sin whisky, de P. Thiés. Intermón, 2000.
  • Mi rincón en la montaña, de J. C. George. Rialp, 1989.
  • Mis abuelos los indios Pieles Rojas, de W. Camus. Labor, 1984.
  • Momo, de M. Ende. Alfaguara, 1984.
  • Nacer mujer en China, de Xinran Xue. Emecé.
  • Negros y blancos, de D. McKee. Altea, 1985.
  • Nunca máis, de Suso de Toro. Península.
  • Ojos de aguja. Antología de microcuentos, de Varios autores. Círculo de lectores, 2000. Destaca: Franz Kafka y la niña, de Joseba Sarrionandía.
  • Oliver Button es una nena, de T. de Paola. Miñón, 1982.
  • Pedro y su roble, de C. Levert. Miñón, 1979.
  • Poemas de otros, de Mario Benedetti. Visor, 1984.
  • Reservado el derecho de admisión. La emigración ilegal a las puertas del siglo XXI. Edhasa.
  • Rebelión en la granja, de George Orwell.
  • Rosa blanca, de Roberto Innocenti. Lóguez, 1987., 2009.
  • Rosas negras en Kosovo, de Jesús Cortés. Editorial Algar, 2002.
  • Sadako quiere vivir, de K. Brukner. Noguer, 1987.
  • Saque de esquina, de Germán Díez Barrio. Anaya.
  • Sin vuelta atrás, de Jordi Sierra i Fabra. SM.
  • Solo para valientes, de David Klass. SM.
  • Sueños, de Varios autores. Intermón, 2000.
  • Testimonio del infierno, de C. Edwarson. Alfaguara, 1989.
  • Todo cambió con Jakob, de K. Boie. Alfaguara, 1988.
  • Trabajar no es un juego, de Varios autores. Planeta-CEAR, 1997.  Destacan: La niña que se va al mar, de Rafael Alberti. Los venenos, de Julio Cortázar. La paz mundial, de Elvira Lindo. El soldadito de la guerra de Cuba, de Juan de Dios Ramírez Heredia. El niño y el perro, de Manuel Vázquel Montalbán.
  • Uuuh! Grr!, de Ana Manso. Intermón-Osfam.
  • Un largo camino, de Ishmael Beah.
  • Un mundo de creencias, de Emma Damon. Intermón-Oxfam.
  • Una hija no es un hijo, de Wiebke von Thadden. Muchnik, 2000.
  • Una mirada al mundo, de Roser y Carles Capdevila. Intermón, 2001.
  • Una noche de nieve, de Nick Butterworth. Destino, 1993.
  • Vacas, cerdos, guerras y brujas, de Marvin Harris. Alianza.
  • Valores y educación, recopilados por P. Ortega, R. Mínguez y R. Gil. Ariel, 1996. Destaca: Carta a un cabeza rapada.
  • Vivir del viento, de Alberto Vázquez-Figueroa.

  • COMPRAR, TIRAR, COMPRAR. FABRICADO PARA NO DURAR.

  • ¿QUÉ ESCONDEN LOS CIES?


  • BALSEROSCuando Fidel Castro anunció en 1994 que su gobierno no haría ningún esfuerzo por detener los botes con personas que quisieran abandonar la isla de Cuba, miles de cubanos se lanzaron al mar en pos de la aventura americana. En dicho verano de 1994, un equipo de reporteros de Televisió de Catalunya filmó y entrevistó a siete cubanos y a sus familias durante los días en que preparaban la arriesgada aventura de lanzarse al mar para alcanzar la costa de los Estados Unidos, huyendo de las dificultades económicas que asolaban su país. Algún tiempo después, en el campamento de refugiados de la base norteamericana de Guantánamo, los reporteros pudieron localizar a los que habían sido rescatados en alta mar. Sus familias permanecían en Cuba sin noticias de ellos, salvo en el caso de una mujer que había naufragado con su balsa y se había visto obligada a volver a territorio cubano. Siete años después de que se lanzaran a las aguas del Golfo de Florida en busca de un sueño, el equipo de «Balseros» se reencuentra con aquellos personajes para descubrir cuál ha sido su destino. Esta película retrata con detalle y sensibilidad su evolución, su vida en Estados Unidos o su permanencia en Cuba. La suya es la historia de algunos de los verdaderos supervivientes de nuestro tiempo, la aventura humana de unos náufragos entre dos mundos.
  • BLOOD MONEY, EL VALOR DE UNA VIDA. Película documental acerca del aborto

  • BUSCANDO EL CAMINO A CASA. Impresionante documento que nos muestra cómo los niños emigrantes centroamericanos atraviesan México para llegar a Estados Unidos para, en teoría encontrar una vida mejor.
  • CAPITALISMO: UNA HISTORIA DE AMOR. El siempre polémico Michael Moore denuncia en este caso al sistema capitalista de Wall Street, en una mirada que analiza la crisis finaciera mundial y la economía estadounidense en plena transición entre la administración entrante de Barack Obama y la saliente de George W. Bush.
  • COLTÁN, NEGOCIO SANGRIENTO. SANGRE EN NUESTROS MÓVILES.  El coltán, hasta hace poco un material prácticamente desconocido, se ha convertido en el nuevo oro negro del continente africano. Crucial para la fabricación de nuevas tecnologías de la información en los países desarrollados -como telefonía móvil, ordenadores portátiles y otros dispositivos electrónicos-, el coltán se encuentra en importantes cantidades en la zona este de la República Democrática del Congo y la creciente demanda de coltán por parte de Occidente está propiciando matanzas en la región. Bajo la vigilancia de las milicias rebeldes, incluso los niños extraen este material de forma peligrosa en las minas. Este documental de investigación les adentrará en la oscura red de intereses que salvaguardan este comercio sangriento. Podrán conocer a los señores de la guerra que esclavizan a la población local y a los hombres de negocio que, desde Europa, continúan importando coltán indiscriminadamente, a pesar de las advertencias de Naciones Unidas.
  • CONGO, MINERALES DE GUERRA. Una de las mayores riquezas de la República Democrática del Congo, los minerales, desde los más comunes a los más raros y estratégicos, se ha convertido en la principal fuente de sufrimiento para su población, en particular en el este del paí s, en las zonas limí trofes con Ruanda, Uganda y Burundi.En esta ocasión, un congoleño, nacido a orillas del lago Kivu, Donato Lywando nos conduce y descubre esta realidad que tan bien conoce. Por largos y casi intransitables caminos, vamos con él a las minas donde se extraen minerales tan codiciados por los mercados internacionales, como la casiterita, el coltán y el oro. En torno a estas explotaciones, se han tejido largas y complicadas cadenas que van desde las entrañas de la mina a los compradores extranjeros. En ellas, participan la población local, cuyo trabajo apenas le da para sobrevivir, innumerables intermediarios, varios grupos armados y el propio ejército congoleño. Cuanto más lejos del tajo, mayor es el beneficio y mayor el pillaje. La explotación minera mantiene y alienta a grupos armados, como el Frente Democrático de Liberación de Ruanda, que encuadra a los Interhamwe, hutus que participaron en el genocidio en Ruanda en 1994, los Mai Mai o las milicias del Laurent Nkunda, apoyado hasta su detención por Ruanda. Pradójicamente, los ricos recursos mineros, hasta ahora, sólo han generado pobreza y enormes sufrimientos a la población congoleña. La mayorí a sobrevive con menos de un dólar diario y su esperanza de vida es de apenas 43 años. Y, en el este, en los Kivus e Ituri, sufren el terror de los grupos armados. Alrededor de un millón han huido de sus aldeas y se han refugiado en la selva o en los numerosos campos de desplazados instalados en la zona de Goma.
  • DE GUERRAS Y NIÑOS. “De guerras y niños“ es un conmovedor documental rodado en Afganistán, Colombia, Sierra Leona y Nueva York, lugares asolados por la guerra, la violencia o el terrorismo, que da voz a varios pequeños que han sobrevivido a los conflictos. Y utiliza la historia de un pequeño elefante, que ha perdido a su padre durante una escaramuza en la selva, como una terapia para que los niños puedan hablar en voz alta de sus recuerdos y sueños, y librarse de sus pesadillas. En “De guerras y niños“ estos pequeños supervivientes de mil tragedias comparten la forma en que hallan valor para sobrevivir a las secuelas del horror. Son héroes que deben enfrentarse a su vida como adultos, que juegan entre ruinas, escombros y basura, pero que encuentran una sonrisa en el recuerdo de los seres queridos que perdieron. En Afganistán, un grupo de niños describe cómo veí­a saltar por los aires los cuerpos desmembrados y una niña llora al darse cuenta de que está olvidando el rostro de su padre, de quien no le quedan ni las fotografí­as, también quemadas por quienes le mataron. Otra pequeña de Sierra Leona, paí­s asolado por una de las guerras más crueles de ífrica, describe cómo los soldados que la capturaron intentaron que bebiera sangre y la amenazaron de muerte. Un chico colombiano pasea por la carretera en la que perdió una mano, mientras otro, también ví­ctima de la violencia, sueña con ser médico algún dí­a. Y en el primer mundo, en Nueva York, unas niñas que perdieron a su padre el 11 de septiembre de 2001, en los ataques al World Trade Center, hablan sobre cómo mantuvieron durante dí­as la esperanza de que sus padres volvieran, y de sus actuales pesadillas. El documental entrelaza las historias reales de los niños que han sobrevivido a su tragedia personal con la historia de Baba en dibujos animados, para crear un sensible y conmovedor retrato de las consecuencias de la guerra y la violencia. “Un elefantito encuentra su coraje“ es un cuento pensado para ayudar a los niños que han pasado por situaciones de conflicto. Su autora, Nancy Baron ha trabajado durante 15 años en paí­ses del tercer mundo como consultora de salud mental y psicosocial con personas y grupos que habí­an sufrido graves traumas. El libro fue pensado como una herramienta de trabajo para apoyar a 3.000 familias de Sri Lanka. Más tarde, fue utilizado en Kosovo tras la guerra y, ahora, sirve como terapia en muchos otros paí­ses del mundo.
  • DIAMANTES DE SANGRE. En la década de 1990, Angola y Sierra Leona, dos países del oeste de África, se desintegraron en un baño de sangre de torturas, asesinatos y guerra civil. La carnicería fue motivada por el comercio ilegal de piedras preciosas. Son los diamantes que adornan los dedos de millones de personas en todo el mundo. Las enormes sumas de dinero y armas que se intercambiaron por diamantes contribuyeron a crear una de las guerras civiles más sangrientas de África y provocaron atroces ataques contra los derechos humanos de los civiles. Por este motivo, las piedras preciosas se han llegado a conocer como «los diamantes de la sangre» o «los diamantes del conflicto». Este documental examinará la historia que se encuentra detrás de la imagen de glamour que tienen los diamantes. Durante la década de 1990, algunos medios informativos, como programas de noticias o prensa escrita, investigaron lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, apenas ningún equipo de producción se arriesgó a visitar los peligrosos lugares donde tenían lugar los hechos, y donde todavía siguen ocurriendo…
  • EXTRANJERAS. Extranjeras muestra la cara desconocida y cotidiana de otras culturas a través de la experiencia de varias mujeres inmigrantes que viven en Madrid. Vemos el día a día de estas mujeres: su entorno familiar, cómo viven y en qué trabajan. Tenemos ocasión de conocer qué pasa con sus sueños, y cuál es su universo afectivo. Descubrimos también los nuevos espacios de intercambio, relación y encuentro que han creado, y el modo en que se adaptan al nuevo entorno para mantener vivas las costumbres que han heredado de sus respectivas culturas.
  • FABRICANDO NIÑOS BOMBA. El 24 de marzo de 2004, Hussam Abdu, un joven de quince años fue detenido en un control militar en Cisjordania con un cinturón lleno de explosivos. En lugar de detonar la bomba, Hussam se entregó de forma voluntaria y en la actualidad se encuentra cumpliendo condena en la cárcel. Desde el comienzo de la Intifada palestina, un alarmante número de atentados suicidas han sido cometidos por jóvenes de 18 años e incluso menores. Este estremecedor documental muestra el oscuro y desconocido mundo de la fabricación de estos jóvenes mártires a través de las entrevistas realizadas a las personas que están encargadas de su captación y posterior preparación.
  • FOOD Inc. ¿Qué comemos? ¿De dónde procede nuestra comida? ¿Cómo es cultivada la materia prima necesaria para su elaboración? ¿Cómo se trata a los agricultores? ¿Cómo se trata a los animales? ¿Cómo se trata al medio ambiente? De todo esto, y de la esclavización de los trabajadores, de la mano de obra barata e ilegal, de los alimentos transgénicos, de cómo se aprovechan de los países del tercer mundo, trata este magnífico documental sobre el poder político y económico de las grandes empresas alimenticias. Una defensa del consumo ético y responsable. En Norteamérica, cinco compañías de comida rápida determinan, con su poder de compra masivo, las reglas del juego para todo el sector agroganadero (condicionando incluso a los pequeños granjeros): desde qué cultivos monopolizan la producción hasta cómo se engorda y faena al ganado. El resultado es un sistema en el que la comida rápida, más barata que la saludable, ha copado restaurantes y supermercados, provocando daños a veces letales y augurando un futuro de obesidad y diabetes generalizado, mientras crece sin control un sector de empleo barato y desprotegido y el lobby que mantiene a raya a las entidades gubernamentales que deberían estar fiscalizándolo.
  • FRONTERAS INVISIBLES. Corto documental con las voces de los inmigrantes y sus problemas legales en España.

  • INFANCIAS HERIDAS.

  • LA CASA DE MI ABUELA. Magnífico y premiado documental español que indaga en la peculiar relación que Marina, una niña de 6 años, impulsiva e irreverente, tiene con Marita, su abuela de 75 años. Marita llena el día de quehaceres, va a la compra, merienda con sus amigas, arregla la tumba de su marido, limpia el patio de su casa: un transcurrir diario trastocado por la presencia de su nieta. La rancia educación a la que la abuela somete a la niña provoca que ésta se rebele no sólo contra ella, sino contra todo aquel que intente corregir su comportamiento, aunque progresivamente la actitud de Marina evolucionará hasta un carácter más maduro y reflexivo. A lo largo de varios años se reconstruye la vida y costumbres de una familia, dejando al descubierto emociones y conflictos. El personaje de la abuela nos permite indagar en la forma de ser de una generación que podríamos decir se encuentra en vías de extinción. Marita dedica lo que le queda de vida a su familia, desviviéndose por su nieta y por los suyos, no siendo siempre correspondida.
  • LA ESPALDA DEL MUNDOTres historias sobre la violación de los derechos humanos y sobre personas olvidadas del mundo: un grupo de niños que trabajan en una cantera de Perú picando piedras, una diputada kurda presa por hablar en kurdo en el parlamento turco, y un condenado que espera en el corredor de la muerte en una penitenciaría de Texas.
  • LA NUEVA MISIÓNEn En Portada llevábamos un tiempo pensando en hacer un reportaje sobre todos aquéllos que en un momento de sus vidas han optado por entregarse a los demás, especialmente a los más desfavorecidos. Estudiamos diferentes perfiles. Desde el cooperante que viaja esporádicamente a ayudar a las víctimas de terremotos o guerras; al empresario que ha renunciado a su pasado y vive dedicado a un proyecto de apoyo a los pobres de la Tierra; o al obispo que mantiene viva la llama en una diócesis perdida en el centro de África… Al final, elegimos a Nicolás Castellanos, un fiel seguidor de la Teología de la Liberación. Y el resultado es La nueva misión, un reportaje que traza el viaje interior de este obispo católico de la España de la transición que un día decide dar un salto en su vida y dedicarse a dar oportunidades a los desheredados de Bolivia.
  • LOS NIÑOS DE LA ESTACIÓN LENINGRADSKY. Una historia conmovedora, demoledora e inolvidable. Duermen en las estaciones del metro, en los huecos de las escaleras, entre las tuberías del suministro de agua caliente y en las alcantarillas. Viven al margen de una sociedad que se ha precipitado sin control hacia el capitalismo. Algunos tienen apenas cinco años. Casi ninguno llegará a cumplir los quince. Según la Sociedad de Beneficencia de la Infancia Rusa, cada año unos 100.000 menores escapan de unos hogares destrozados por la pobreza, el alcohol y la violencia, para quedar abandonados a su suerte en las calles de Moscú. Cuando se rodó este documental, según datos oficiales, vivían en las calles y en las estaciones de Moscú cerca de 30.000 niños y niñas. Dirigido por dos cineastas polacos, Hanna Polak y Andrej Celinski, «Los niños de la estación Leningradsky» es un documental conmovedor e inolvidable que ha merecido el Oscar al mejor documental corto. Narra el día a día en la vida de un grupo de niños que pasan sus días y sus noches en los alrededores de la estación Leningradsky, en Moscú. Abandonados por unos padres generalmente alcohólicos, los chicos se ven obligados a mendigar o a cometer pequeños hurtos para sobrevivir, muchas veces a base de alcohol o pegamento, al crudo invierno moscovita. Algunos se prostituyen, otros caen en las redes de pederastas. Muchos prefieren una vida en la calle a una experiencia aún peor vivida en su propio hogar. Mendigan, juegan, inhalan pegamento, rebuscan en la basura, beben vodka y echan de menos a sus madres. Uno de los protagonistas, con los ojos llenos de lágrimas, dice: «La ciudad, sin mi madre, parece vacía». Sus reflexiones sobre la vida son tan inocentes como corresponde a su edad. Sueñan con tener una educación, pero lo que les espera es el hambre, el sida, los golpes de la policía, la violación y la muerte en la calle. La cámara sigue a los pequeños al interior de los sórdidos refugios en los que pasan la noche y asiste al acoso al que les someten algunos policías, que llegan a verter sobre el rostro de un niño el pegamento de la bolsa. También es testigo de los lazos que se establecen entre ellos, de los cuidados que se proporcionan unos a otros y de la angustia ante la enfermedad de alguno.
  • LOS NIÑOS DEL BARRIO ROJO. Los niños del Barrio Rojo de Calcuta viven rodeados de pobreza, abuso y desesperación. Zana Briski, fotógrafa profesional, intentó ofrecer una oportunidad a los hijos de las prostitutas de este barrio regalándoles cámaras y material fotográfico. Una instantanea fue el vehículo para traer la esperanza y la ilusión a una de las zonas más pobres del mundo.
  • MARÍA Y YO. Historia real de la relación de Miguel Gallardo, dibujante, y su hija María, adolescente y autista. Un relato tierno, original y sincero sobre como se convive con una discapacidad.
  • MENORES SOLDADO“Un niño no debería estar empuñando un fusil. Un niño debería estar empuñando un cuaderno para ir a estudiar, empuñando un juguete. A la edad de 12 años, un niño no debería estar empuñando un arma.” María, ex niña soldado en Colombia. María tenía sólo 12 años cuando fue reclutada por la guerrilla en Colombia. Como niña soldado, fue maltratada, física y verbalmente, y fue testigo de abusos sexuales y de asesinatos entre menores combatientes para demostrar fidelidad al grupo. Después de cuatro años, María  encontró la fuerza para escapar. Hoy tiene 25 y trabaja para ayudar a otras menores y mujeres afectadas por el conflicto. Por desgracia, Colombia está llena de historias de infancias robadas por el conflicto armado. Al menos 8.000 niños y niñas son utilizados como soldados en Colombia y la edad media de reclutamiento no llega a los 13 años, según Naciones Unidas. Es imposible calcular exactamente cuántos menores soldados hay en el mundo, pero se cuentan por decenas de miles. En 2007, al menos 24 países utilizaban a niños y niñas en intervenciones militares y con fines de inteligencia militar.

  • NIÑOS SOLDADO.

  • NIÑOS ESCLAVOS. Han pasado casi 200 años desde que la esclavitud fuera abolida en la mayor parte del mundo. A pesar de ello en muchos lugares del planeta la trata de esclavos, lejos de desaparecer, ha aumentado. Un negocio que genera nada más y nada menos que mil millones de dólares año. Las alarmas a nivel internacional han saltado cuando se ha conocido que este mercado ilegal de personas esconde a más de 14 millones son niños. Nunca, a lo largo de toda nuestra historia, había sucedido algo así. El documental se aproxima a este alarmante problema para conocer casos de niños de diferentes partes del mundo que han vivido esta amarga situación. Alejados de sus familias, se ven obligados a realizar trabajos forzosos e incluso a satisfacer los deseos de un turismo de fines sexuales. No se pierdan este extraordinario y escalofriante documental donde, gracias a la participación de sus familias, de miembros de organizaciones que luchan por su liberación y también a través de las declaraciones de los propios pequeños, conoceremos el horror al que se enfrentan día a día millones de niños indefensos y privados de libertad. PARTE 1PARTE 2.
  • NIÑOS REFUGIADOSCuando Alemania declaró la guerra a Polonia en septiembre de 1939, más de 300.000 judíos huyeron hacía el Este, entre ellos miles de niños. Fue una odisea que duró cuatro años, en los que viajaron de Polonia a Persia. Sólo unos mil niños, con edades comprendidas entre los dos y quince años, consiguieron llegar a un sitio seguro: Teherán. Después tuvieron que continuar con el viaje, en barco y en tren, hasta Palestina, la tierra prometida. Este programa nos muestra las dificultades por las que tienen que pasar los niños en la guerra, situaciones horribles que no tienen más remedio que afrontar.
  • NUESTROS HIJOS, EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN EN ESPAÑA.
 
 
  • UNA VERDAD INCÓMODA. Documental sobre los efectos devastadores del cambio climático. El ex-vicepresidente norteamericano Al Gore muestra un contundente y preocupante retrato de la situación del planeta, amenazado por el calientamiento global provocado por las ingentes emisiones de CO2 por parte de la acción del hombre. Un documental cuya leyenda reza: «De lejos la película más aterradora que verá jamás».
  • VALS CON BASHIR. Documental animado sobre la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982. Una noche, en un bar, un viejo amigo cuenta al director Ari que tiene una pesadilla recurrente en la que le persiguen 26 perros. Cada noche, el mismo número de animales. Los dos hombres llegan a la conclusión de que tiene que ver con una misión que realizaron para el ejército israelí durante la primera guerra con el Líbano a principios de los años ochenta. Ari se sorprende ante el hecho de que no recuerde nada de ese periodo de su vida. Intrigado, decide ver y hablar con viejos amigos y antiguos compañeros dispersados por el mundo entero. Necesita saber la verdad acerca de ese periodo y de sí mismo. Ari escarba cada vez más y sus recuerdos empiezan a reaparecer mediante imágenes surrealistas…
  • VIOLENCIA JUVENIL EN PERÚ. Analiza la violencia juvenil en Perú en un recorrido por los barrios más conflictivos del país. “En Portada”, dirigido por Juan Antonio Sacaluga, indaga en su reportaje del martes 1 de mayo en las causas de la violencia entre los más jóvenes en Perú. “Violencia juvenil, la ley de la calle” es el título de este trabajo que recorre el país sudamericano para retratar la situación de una parte de la sociedad que encuentra en la violencia la única forma de manifestarse. Según la policía peruana, solo en el área metropolitana de Lima existen más de 300 pandillas que agrupan a unos 12.000 jóvenes. En los barrios populares del cinturón capitalino, en los llamados cerros, se estima que más del 50% de los jóvenes consumen algún tipo de droga. Cuando se trata de alcohol y menores esta cifra supera el 70%. La mezcla de pobreza, violencia en el hogar, desarraigo, abandono de los estudios y falta de trabajo hace que los jóvenes encuentren en la violencia la única forma de manifestarse y hacerse presentes en una sociedad que les ignora, que no tiene respuestas para sus problemas ni soluciones para sus necesidades. En el reportaje “Violencia juvenil, la ley de la calle” se analizan las causas por las que los jóvenes son violentos en el Perú. Causas que son las mismas en cualquiera de los países de América Latina.
  • VOSOTROS, LOS BLANCOS. Odisea les presenta un conmovedor documental que retratará las reflexiones de unos niños de Uganda acerca de los hombres de piel blanca y cómo interpretan las diferencias de color entre los hombres. El pequeño Eria tiene ocho años y ya es un filósofo. Dice que como no estaba allí cuando ocurrió, le gustaría preguntarle a Dios cómo hizo para crear humanos con ese color. En la escuela intercambia sus ideas con los compañeros de clase: «¿la gente blanca cocina con madera?», «no creo que puedan tocar la madera, les da mucho miedo los gérmenes». El tímido Aisha, por su parte, asegura que quisiera ser blanco porque durante un viaje en bote en el Lago Victoria pudo ver a unos niños discutir asuntos a un nivel intelectual que le impresionó. Se preguntan si Dios será blanco y si tendrían que estar agradecidos a los blancos porque sin ellos no habría casas, pero deducen que tampoco habría esclavitud. No se pierdan este documental en el que descubriremos nuevos puntos de vista acerca de la naturaleza del ser humano en un tema en el que no existen respuestas rotundas a las preguntas.

  • ¡Qué pasada!
  • 14 kilómetros.
  • A ciegas.
  • Ágora.
  • Agua.
  • Agua con sal.
  • Al otro lado.
  • Amerrika.
  • Amistad.
  • Antes de la lluvia.
  • Azur y Asmar.
  • Banderas de nuestros padres.
  • Buda explotó por vergüenza.
  • Bwana.
  • Cadena de favores.
  • Cartas de Iwo
  • Jima.
  • Cenizas del cielo.
  • Ciudad de Dios.
  • Cometas en el cielo.
  • Cómo celebré el fin del mundo.
  • Crash.
  • Después de la boda.
  • Diamantes de sangre.
  • Domicilio privado.
  • El aceite de la vida.
  • El baño del Papa.
  • El cielito.
  • El color del paraíso.
  • El concierto.
  • El inolvidable Simon Birch.
  • El jardinero fiel.
  • El niño con el pijama de rayas.
  • El rey de las máscaras.
  • El sabor de las cerezas.
  • El señor Ibrahim y las flores del
  • Corán.
  • El show de Truman.
  • El traje.
  • El truco del manco.
  • El último rey de Escocia.
  • El último tren.
  • El valiente Despereaux.
  • En el mundo a cada rato.
  • En la puta calle.
  • En tierra de nadie.
  • Espíritu del bosque.
  • Estación central de Brasil.
  • Felices dieciséis/Sweet Sixteen.
  • Fitzcarraldo.
  • Flor del desierto.
  • Flores de otro mundo.
  • Fuerte Apache.
  • Garage Olimpo.
  • Grbavica. El secreto de Esma.
  • Hombres armados.
  • Hoy empieza todo.
  • Invictus.
  • Johnny cogió su fusil.
  • Katyn.
  • Kirikú y la bruja.
  • Kirikú y las bestias salvajes.
  • La boda del Monzón.
  • La canción de Carla.
  • La canción de los gorriones.
  • La decisión de Anne.
  • La estrategia del caracol.
  • La foto del compromiso.
  • La fuerza del valor.
  • La gran final.
  • La hija del puma.
  • La historia oficial.
  • La leyenda de Bagger Vance.
  • La milla verde.
  • La muerte y la doncella.
  • La otra América.
  • La pizarra.
  • La teta asustada.
  • La vendedora de rosas.
  • La vida es bella.
  • La vida secreta de las abejas.
  • Lamérica.
  • Las tortugas también vuelan.
  • Lluvia.
  • Los baúles del retorno.
  • Los chicos del coro.
  • Los limoneros.
    Maroa.
  • Mi nombre es Joe.
    Mooladé.
  • Ni uno menos.
  • Niños del paraíso.
  • No tengo miedo.
  • Oriente es Oriente.
  • Pan y rosas.
  • Patch Adams.
  • Pena de muerte.
  • Pequeña miss Sunshine.
  • Persépolis.
  • Pídele cuentas al Rey.
  • Precious.
  • Quiero ser como Beckham.
  • Retorno a Hansala.
  • Siete almas.
  • Sin nombre.
  • Te doy mis ojos.
  • The Visitor.
  • Todos los niños invisibles.
  • Together/Juntos.
  • Tres estaciones.
  • Un franco, 14 pesetas.
  • Un lugar en el mundo.
  • Un novio para Yasmina.
  • Up.
  • Vals con Bashir.
  • Vete y vive.
  • Vivir.
  • Voces inocentes.
  • Welcome.
  • Welcome to Sarajevo.
  • Whale Rider.
  • Yo, también.

  • CAMPAÑA CONTRA LOS PARAÍSOS FISCALES

  • DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN.

  • VENTA DE ARMAS Y APOYO A DICTADURAS POR PARTE DEL BANCO DE SANTANDER. Fragmento de una conferencia del profesor Arcadi Oliveres.

  • APRENDE A SER FELIZ.

  • ABUELA GRILLO. Cortometraje de animación que nos cuenta una historia basada en un mito boliviano que refleja la lucha por el agua en ese país hispanoamericano.

  • BINTA Y LA GRAN IDEA. Cortometraje que pertenece a la película ‘En el mundo a cada rato’. Rodado en Senegal con la ayuda de UNICEF, conduce al espectador al mundo de Binta, una niña de siete años que pone en marcha una obra de teatro infantil para mostrar el deseo de su prima de ir al colegio. Aunque no todo será tan fácil: es una mujer y su «función social» no incluye educarse.
El servicio de incrustación de Google Video ya no está disponible, se ha reemplazado por YouTube.
  • CHICKEN ALA CARTE. El mundo de la opulencia y el despilfarro junto al de la miseria, conviviendo. Corto pero impresionante documental rodado en Filipinas.

  • COMERCIO JUSTO. La Coordinadora estatal de comercio justo ha hecho este videoclip explicativo.

  • CONSUMO RESPONSABLE. DEL HOMO CONSUMUS AL HOMO RESPONSABILUS.

  • EL CIRCO DE LA MARIPOSA. Toda una lección de vida, un canto a la dignidad humana y a la esperanza.

  • EL GRAN CASINO EUROPEO. Spot producido por Enlazando Alternativas sobre las políticas aplicadas por la Unión Europea como parte de la campaña contra la Europa del capital, la guerra y sus crisis; por la solidaridad entre los pueblos.

  • EL CONTRATO QUE ACEPTO

Poco importan nuestras creencias o nuestras ideas políticas, el sistema instituído reposa en el acuerdo tácito de un tipo de contrato aprobado por cada uno de nosotros que a grandes rasgos os expongo:

Acepto la competitividad como base de nuestro sistema, aunque soy consciente de que este funcionamiento engendra frustracion y cólera a la inmensa mayoría de los perdedores.

Acepto que me humillen o me exploten a condición de que se me permita humillar o explotar a otro que ocupe un lugar inferior en la pirámide social.

Acepto la exclusión social de los marginados, de los inadaptados y de los débiles porque considero que la carga que puede asumir la sociedad tiene sus límites.

Acepto remunerar a los bancos para que ellos inviertan mi sueldo a su conveniencia y que no me den ningún dividendo de sus gigantescas ganancias (ganancias que servirán para atracar a los países pobres, hecho que acepto implícitamente).

Acepto también que me descuenten una fuerte comisión por prestarme dinero, dinero que proviene exclusivamente de los otros clientes.

Acepto que congelemos o tiremos toneladas de comida para que los cursos bursátiles no se derrumben, en vez de ofrecérsela a los necesitados y de permitir a algunos centenares de miles de personas no morir de hambre cada año.

Acepto que sea ilegal poner fin a tu propia vida rápidamente, en cambio tolero que se haga lentamente inhalando o ingeriendo substancias tóxicas autorizadas por los gobiernos.

Acepto que se haga la guerra para así hacer reinar la paz.

Acepto que en nombre de la paz, el primer gasto de los Estados sea el de defensa. Entonces acepto que los conflictos sean creados artificialmente para deshacerse del stock de armas y así permitir a la economía mundial seguir avanzando.

Acepto la hegemonía del petróleo en nuestra economía, aunque es una energía muy costosa y contaminante y estoy de acuerdo en impedir todo intento de sustitución si se desvelara que hemos descubierto un medio gratuíto e ilimitado de producir energía.

Acepto que sería nuestra perdición.

Acepto que se condene el asesinato de otro humano, salvo que los gobiernos decreten que es un enemigo y me animen a matarlo.

Acepto que se divida la opinión pública creando unos partidos de derecha y izquierda que tendrán como pasatiempo la pelea entre ellos haciéndome creer que el sistema está avanzando.

Además acepto toda clase de división posible con tal que esas divisiones me permitan focalizar mi cólera hacia los enemigos designados cuando se agiten sus retratos ante mis ojos.

Acepto que el poder de fabricar la opinión pública, antes ostentado por las religiones, esté hoy en manos de hombres de negocios no elegidos democráticamente que son totalmente libres de controlar los Estados, porque estoy convencido del buen uso que harán con él.

Acepto que la idea de la felicidad se reduzca a la comodidad; el amor al sexo y la libertad a la satisfacción de todos los deseos, porque es lo que me repite la publicidad cada día. Cuanto más infeliz soy más consumo. Cumpliré mi papel contribuyendo al buen funcionamiento de nuestra economía.

Acepto que el valor de una persona sea proporcional a su cuenta bancaria, que se aprecie su utilidad en función de su productividad y no de sus cualidades, y que sea excluído del sistema si no produce lo suficiente.

Acepto que se recompense cómodamente a los jugadores de football y a los actores y mucho menos a los profesores y los médicos encargados de la educación y de la salud de las futuras generaciones.

Acepto que se destierre de la sociedad a las personas mayores cuya experiencia podría sernos útil, pues, como somos la civilización más evolucionada del planeta (y sin duda del universo) sabemos que la experiencia ni se comparte ni se transmite.

Acepto que se me presenten noticias negativas y aterradoras del mundo todos los días, para que así pueda apreciar hasta qué punto nuestra situación es normal y cuánta suerte tengo de vivir en Occidente. Sé que mantener el miedo en nuestros espíritus sólo puede ser beneficioso para nosotros.

Acepto que los industriales, militares y jefes de Estado celebren reuniones regularmente para, sin consultarnos, tomar decisiones que comprometen el porvenir de la vida y del planeta.

Acepto consumir carne bovina tratada con hormonas sin que explícitamente se me avise. Acepto que el cultivo de OGM (Organismos Genéticamente Modificados) se propague en el mundo entero, permitiendo así a las multinacionales agroalimentarias patentar seres vivos, almacenar ganancias considerables y tener bajo su yugo a la agricultura mundial.

Acepto que los bancos internacionales presten dinero a los países que quieren armarse y combatir, y que así elijan los que harán la guerra y los que no. Soy consciente de que es mejor financiar a los dos bandos para estar seguros de ganar dinero y prolongar los conflictos el mayor tiempo posible con el fin de poder totalmente arrebatar sus recursos si no pueden reembolsar sus préstamos.

Acepto que las multinacionales se abstengan de aplicar los progresos sociales de Occidente en los países desfavorecidos. Considerando que ya es una suerte para ellos que los hagan trabajar. Prefiero que se utilicen las leyes vigentes en estos países que permiten hacer trabajar a niños en condiciones inhumanas y precarias. En nombre de los derechos humanos y del cuidadano, no tenemos derecho ejercer injerencia.

Acepto que los laboratorios farmacéuticos y los industriales agroalimentarios vendan en los países desfavorecidos productos caducados o utilicen substancias cancerígenas prohibidas en Occidente.

Acepto que el resto del planeta, es decir cuatro mil milliones de individuos, pueda pensar de otro modo a condición de que no venga a expresar sus creencias en nuestra casa, y todavía menos a intentar explicar nuestra Historia con sus nociones filosóficas primitivas.

Acepto la idea de que existen sólo dos posibilidades en la naturaleza, a saber: cazar o ser cazado, y si estamos dotados de una conciencia y de un lenguaje, ciertamente no es para escapar de esa dualidad, sino para justificar por qué actuamos de ese modo.

Acepto considerar nuestro pasado como una como una continuación ininterrumpida de conflictos, de conspiraciones políticas y de voluntades hegemónicas, pero sé que hoy todo esto ya no existe porque estamos en el summum de nuestra evolución, y porque las reglas que rigen nuestro mundo son la búsqueda de la felicidad y de la libertad para todos los pueblos, como lo oímos sin cesar en nuestros discursos políticos.

Acepto sin discutir y considero como verdades todas las teorías propuestas para la explicación de los misterios de nuestros orígenes. Y acepto que la naturaleza haya podido dedicar millones de años para crear a un ser humano cuyo único pasatiempo es la destrucción de su propia especie en unos instantes.

Acepto la búsqueda del beneficio como fin supremo de la Humanidad y la acumulación de riqueza como realización de la vida humana.

Acepto la destrucción de los bosques, la casi desaparición de los peces en los ríos y en nuestros océanos. Acepto el aumento de la polución industrial y la dispersión de venenos químicos y de elementos radiactivos en la naturaleza.

Acepto la utilizacion de toda clase de aditivos químicos en mi alimentación, porque estoy convencido de que si se añaden es porque son útiles e inócuos.

Acepto la guerra económica que actúa con rigor sobre el planeta, aunque siento que nos lleva hacia una catástrofe sin precedentes.

Acepto esta situación, y supongo que no puedo hacer nada para cambiarla o mejorarla.

Acepto ser tratado como ganado porque definitivamente pienso que no valgo más.

Acepto no plantear ninguna cuestión, cerrar los ojos sobre todo esto y no formular ninguna oposición verdadera, porque estoy demasiado ocupado por mi vida y mis preocupaciones.

Incluso acepto defender a muerte este contrato si usted me lo pide.

Acepto pues, en mi alma y conciencia y definitivamente esta matriz triste que usted coloca delante de mis ojos para abstenerme de ver la realidad de las cosas.

Sé que todos ustedes actúan por mi bien y el de todos, y por eso les doy las gracias.

“Acepto” es un texto -publicado en 2003 para conmemorar el triste aniversario de los acontecimientos del 11 de septiembre- “altamente simbólico para la humanidad“. Este texto, que fue leído, entre otros, en la radio francesa NSEO.com, nos recuerda severamente el contrato social que aceptamos con prórroga. Un acuerdo tácito que firmamos cada mañana al despertar y simplemente no hacer nada. Algo más que una crítica social, en este breve texto se destacan los hechos resultantes de nuestra innegable predilección por la comodidad, la indiferencia y la marginación.

  • EL SUR TAMBIÉN EXISTE

Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirena
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de dios padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el norte no prohibe
con su esperanza dura
el sur también existe

con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de Chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa
con su gesta invasora
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipse
apartando lo inútil
y usando lo que sirve
con su fe veterana
el sur también existe

con su corno francés
y su academia sueca
su salsa americana
y sus llaves inglesas
con todos sus misiles
y sus enciclopedias
su guerra de galaxias
y su saña opulenta
con todos sus laureles
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el sur también existe

  • POR QUÉ MÁS ES MENOS. El programa Redes, que emite TVE, nos ofrece una interesante reflexión sobre el consumismo y el consumo responsable y consejos para no sucumbir a la perpetua insatisfacción que nos persigue en la sociedad moderna marcada por la abundancia.

  • VALIDATION. Como todo lo que hacemos repercute en todo lo que nos rodea, y sobre todo en las personas, será mejor que hagamos cosas buenas.

  • ¿DÓNDE JUGARÁN LOS NIÑOS? – MANÁ

Cuenta el abuelo que

de niño él jugó

Entre árboles y risas

y alcatraces de color

Recuerda un río

transparente y sin olor,

Donde abundaban peces,

no sufrían ni un dolor

Cuenta el abuelo

de un cielo muy azul,

En donde voló papalotes

Que él Mismo construyó

El tiempo pasó y

nuestro viejo ya murió

Y hoy me pregunté

después de tanta destrucción

¿Dónde diablos jugarán

los pobres niños?

¡Ay ay ay!

¿en dónde jugarán?

Se está pudriendo el mundo

Ya no hay lugar

La tierra está a punto

de partirse en dos

El cielo ya se ha roto,

ya se ha roto el llanto gris

La mar vomita ríos de aceite sin cesar

Y hoy me pregunté

después de tanta destrucción

¿Dónde diablos jugarán los pobres

Niños?

¡Ay ay ay!

¿En dónde jugarán?

Se está pudriendo el mundo

Ya no hay lugar

¿Dónde diablos jugarán los pobres nenes?

¡Ay, ay ay!

¿En dónde jugarán?

Se está partiendo el mundo

Ya no hay lugar

  • DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA 2011.

  • TIERRA, LA PELÍCULA DE NUESTRO PLANETA

  • LA CARTA DE LA TIERRA

LEY DE SOLIDARIDAD: LA SOLIDARIDAD ES DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A LA DISTANCIA QUE SEPARA A UN INMIGRANTE DE NUESTRO DOMICILIO.

 

 

MANUEL GUILLÉN – TÚ LLEVAS MI CRUZ

MANUEL GUILLÉN – SILENCIO

MANUEL GUILLÉN – ALABANZAS AL DIOS DE MIS PADRES

EL NIÑO SOLDADO, de SKA-P

Fui a nacer donde no hay nada
tras esa línea que separa el bien del mal
Mi tierra se llama miseria
y no conozco la palabra libertad
fui secuestrado en una guerra
torturado y preparado pa matar
me han convertido en una bestia
soy solo un niño que no tiene identidad
me han obligado a disparar
me han ensenado como asesinar
me han obligado a mutilar
en un infierno terrenal

EH NO, TU INDIFERENCIA NO TIENE PERDÓN
¿QUIÉN TE ROBÓ EL CORAZÓN?
NO TE LEVANTES DEL SILLÓN
EH NO, TU INDIFERENCIA NO TIENE PERDÓN
¿QUIÉN TE ROBÓ EL CORAZÓN?
APAGA LA TELEVISIÓN

una pistola en mi cabeza
me está obligando a asesinar a mi papá
soy una máquina de guerra
mi dedo aprieta ese gatillo sin mirar

me han obligado a disparar
me han ensenado como asesinar
me han obligado a mutilar
en un infierno terrenal

EH NO, TU INDIFERENCIA NO TIENE PERDÓN
¿QUIÉN TE ROBÓ EL CORAZÓN?
NO TE LEVANTES DEL SILLÓN
EH NO, TU INDIFERENCIA NO TIENE PERDÓN
¿QUIÉN TE ROBÓ EL CORAZÓN?
APAGA LA TELEVISIÓN
(X2)

___________________________________________________________________________________________

SOLDADO DE PAPEL, de David Bisbal

Hay un lugar donde no hay sol,
solo dolor
sin marcha atrás, ni dirección
tienes que luchar.
No, no han crecido y ya tienen valor
no han vivido y mueren por error
y su juego lo destruye el fuego, son niños.

Quién puso en tus manos odio de regalo,
quién con tanta ira te lastima
como pudo la inocencia convertirse en destrucción.
Quién te habrá robado el mundo en un disparo
quién le puso precio a tu vida,
cómo vive la conciencia con tanto dolor,
dime quién cómo y por qué, soldado de papel.

De plomo no son,
su piel es real
mil y uno caerán
No, no importa la edad
ellos sufrirán
es una bala más.

No, no han crecido y ya tienen valor
no han vivido y mueren por error
y su juego lo destruye el fuego,
son hijos del miedo.

Quién puso en tus manos odio de regalo,
quién con tanta ira te lastima
como pudo la inocencia convertirse en destrucción.
Quién te habrá robado el mundo en un disparo
quién le puso precio a tu vida,
cómo vive la conciencia con tanto dolor,
dime quién cómo y por qué.

Quién puso en tus manos odio de regalo,
quién con tanta ira te lastima
como pudo la inocencia convertirse en destrucción.
Quién te habrá robado el mundo en un disparo
quién le puso precio a tu vida,
cómo vive la conciencia con tanto dolor,
dime quién cómo y por qué, soldado de papel.

___________________________________________________________________________________________

África, de Abram

Levanta su cuerpo,
De un colchon tirado en el suelo,
Anda hasta la fuente mas cercana pa’ asearse,
Lloran sin consuelo dos criaturas a su cargo,
No le quedan fuerzas ya ni pa’ derrumbarse,
Fue una suerte de desgracias lo que la llevo a esta situación
Hace muchos años que no llora, ¿Qué es la comprensión?
No cree en el hombre, sólo cree en sí misma,
No cree en esas vidas que muestran en las revistas
Que se encuentra cuando busca en los restos que no te comes
Con tus desperdicios hace de sus niños hombres
Cicatrices, cortes de un pasado tan presente
Lo siente a diario el menosprecio de la gente
De un país que no es el suyo,
Recuerdos de babel,
Duele ser mujer con distinto color de piel,
De Lago a Sargel de allí hasta Alicante
Mezclada en la mercancía de algun traficante de ilusiones
Pobre luna negra, la dulzura de lo decadente, lágrimas de piedra
Crecen como hiedra y apatía
Fruto de la marginacion del día a día
Y piensa que es mejor así
Llevar esta vida
En su tierra uno de cada tres mueren de sida
La calma del agua esconde brotes de malaria
Y ahora no responde a las constantes plegarias
De un país partido en mil pedazos de miseria
esta es una historia al azar nacida en Nigeria
su mamá al tenerla vio en su rostro una aura mágica
como a madre tierra la puso el nombre de África.

[ESTRIBILLO]
África fuerte mujer, madre siendo niña
Más dolor que en la guerra de Diafra pero sueña
Con poder dar a sus hijos una vida digna
África madre del mundo cubierta de estigmas
África fuerte mujer, madre siendo niña
Más dolor que en la guerra de Diafra pero sueña
Con poder dar a sus hijos una vida digna
África madre del mundo cubierta de estigmas

África recuerda una noche más que cualquiera
Una noche oscura viajaba rumbo a Algefira
Trenta y seis personas en una lancha motora
Y una mar furiosa escupiendo feroces olas
Su pequeña llora aterrada ella le abraza fuerte
Dentro de su cuerpo otro niño golpea su vientre
Un golpe de mar tira a seis hombres por la borda
Todos sus esfuerzos acaban siendo una burla
Siendo el eco de una burda paradoja sorda
Lejos de sus seres queridos y de su tierra
Si el destino es zurdo para aquel que mal comienza
Si el yuyu se adueña de sus almas indefensas,
Es la ofrenda de los que por dentro perecen,
Tierra prometida, ¡ni si quiera nos mereces!
Suele ser el principio de una nueva vida frágil
Nada en esta tierra de cobardes será fácil
Mientras salva japo su garganta dolorida
Su bebé la mira con un brillo que le da la vida
Fuerzas para no rendirse ahora está tan cerca
Ya no tiene nada,
Sus bienes cambió por esta
Travesía de locos por el infierno en la tierra
Sus ojos conocen tristeza, miseria y guerra
Su mirada encierra historia de un drama
Quedó en el camino su marido al que uno llama
y no le importa lo que puedas pensar, no sabes nada,
muchos creen poder juzgar sus lenguas sucias dragas,
nadando en la abundancia cubiertos de indiferencia
se creen mejores por su lugar de procedencia.

[ESTRIBILLO]

Madre siendo niña, madre siendo niña…

___________________________________________________________________________________________

ÁFRICA: POBREZA, RACISMO Y MUERTE, de ILSE

Es un rosario de tambores de norte a sur

Un laberinto de colores de sombra y luz

Es un abrasador lamento

Un invencible corazón

Una metáfora del viento

Una garganta sin voz

Una garganta sin voz

África, África

mi amor y mi libertad

África, África

Jardín sediento de paz

diosa misteriosa

Hechicera sensual

África, África

Es una jungla en una urna de oro y marfil

Una mujer de piel nocturna como botín

Una fragancia turbadora

Una esmeralda sin tallar

Una muchacha soñadora

Enferma de soledad

Enferma de soledad

África, África

mi amor y mi libertad

África, África

Jardín sediento de paz

diosa misteriosa

Hechicera sensual

África, África

África, África

mi amor y mi libertad

África, África

Jardín sediento de paz

diosa misteriosa

Hechicera sensual

África, África

___________________________________________________________________________________________

JOAN MANUEL SERRAT: MI NOMBRE ES ÁFRICA

Mi nombre es África…

Mi nombre es África,

la que en un tiempo al Edén

hizo enloquecer de celos

y hoy me consumen

los cuatro jinetes lúgubres:

el hambre, la guerra, la peste

y las bestias que vomitan fuego.

Mi nombre es África.

África en carne viva.

África chador rasgado.

África pervertida.

África reloj parado.

Mi nombre es África.

Mi nombre es África…

Mi nombre es África.

Me miras y no me ves,

o acaso verme no quieres;

o tal vez donde estés

no se escuchan las súplicas

de mis pobres hijos que,

igual que los tuyos,

parieron mujeres.

Mi nombre es África.

África manos vacías.

África ojos grandes.

África barriga hinchada.

África piernas de alambre.

Mi nombre es África.

Mi nombre es África…

Mi nombre es África.

Vagando en un mundo que

ni me suelta ni me toma;

descargando en los muelles sur del Támesis,

vendimiando el Duero,

barriendo París,

construyendo Roma.

Mi nombre es África.

África pena que canta.

África prisionera.

África que se desangra

y peregrina en patera.

Mi nombre es África.

África muñeca rota.

África clandestina.

África, a la que le brotan

flores de las espinas.

Mi nombre es África.

África África África.

___________________________________________________________________________________________

JOAN MANUEL SERRAT: EL SUR TAMBIÉN EXISTE

Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirena
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de dios padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el norte no prohibe
con su esperanza dura
el sur también existe

con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de Chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa
con su gesta invasora
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipse
apartando lo inútil
y usando lo que sirve
con su fe veterana
el sur también existe

con su corno francés
y su academia sueca
su salsa americana
y sus llaves inglesas
con todos sus misiles
y sus enciclopedias
su guerra de galaxias
y su saña opulenta
con todos sus laureles
el norte es el que ordena

pero aquí abajo, abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el sur también existe

___________________________________________________________________________________________

El cantante argelino MILOUD dedica su disco AFRIQUIA a cantar sobre su tierra. No tenemos vídeos de este cantante, pero sí las letras de sus canciones. Aquí os las dejamos. MILOUD-AFRIQUIA

LA PAZ

La paz es su salvación

tierra de fuego, tierra de fuego
demasiadas llamas sobre esta tierra
observadores, ¿dónde os habéis ido?
¿Dónde estás, madre de la humanidad?
¿Dónde está esa vieja
que nos amamantó, dónde se ha ido su leche?
Demasiadas llamas sobre esta tierra,
niños que mueren constantemente para las generaciones
Ven y di buenos días, tú que eres
conocida como la Paz
demasiadas llamas sobre esta tierra
demasiadas llamas sobre esta tierra
la paz no se encuentra en las bocas de los cañones
queremos un poco de sol de la humanidad

OUAYANA-SILENCIO

La gente me dijo:

«Mira en silencio,
especialmente, si ves el abuso y el sufrimiento »
Sin embargo, he visto niños muriendo de hambre,
jóvenes, mujeres perdidas y confundidas
He visto a gente anciana que habla de su dolor con
amargura y pesar.
¿Cómo esperas que yo te hable?
He visto pueblos enteros que se suicidan después
de ser engañados
He visto pueblos enteros que se separan y dejan
sus tierras
¿Cómo quieres que yo te hable?
He visto, y he visto suficiente,
los estragos del tiempo en los hombres
por falta de tiempo,

me he vuelto ciego
y la justicia está ausente hoy.
¿Cómo quieres que yo te hable?

AFRIQUIA

¿Dónde está el pueblo africano?

Un pueblo nómada, sabio.
Veo que los hombres de paz,
Hombres llenos de humanidad se han vendido.
¿Dónde está el pueblo africano?
¿Dónde están mis hermanos?
Grité
¿Dónde estáis, jóvenes?
¿Dónde estáis, valientes?
¿Dónde estáis, audaces?
Los hombres están muertos
Los hombres se pierden
¿Dónde estás, indigente?
¿Dónde estás, extranjero?
¿Solitario?
La sinceridad ha desaparecido
¿Dónde estás, humanidad?

DESPIERTO TODA LA NOCHE

toda la noche me quedé despierto

¿Qué hacer?
¿y cuántas lágrimas han derramado mis ojos?
y mi amor por mis seres queridos me ha confortado
toda la noche me quedé despierto
¿Qué hacer?
y el amor de mis seres queridos me ha tocado
el amor de mis hermanos también,
con este amor, estoy en paz, lo necesito.
Mis ojos están secos y mi corazón lleno de lágrimas
el deseo de exilio ha acariciado mi mente.
Me acarició la revuelta.

DAWOUNI

me tratan de esta enfermedad,

Es posible que vaya a ser sanado.
Estoy enfermo y sin embargo no tengo
ninguna enfermedad.
Estoy loco, estoy loco
Y sin embargo, no tengo ninguna locura
me han acusado, diciendo que
Estoy enfermo.
Pero no tengo ninguna enfermedad
Puedo probar mi amor
no ha venido

no me ha visitado
me han acusado, diciendo que estoy loco
pero yo no tengo ninguna locura
Simplemente estoy triste.

KLAM

¿Podría olvidarlo?

¿He de decir estas palabras de nuevo?
Una lágrima que se abre paso en el camino del amor.

Algunos, como nosotros
No como nosotros
Que querrían poner a la libertad de rodillas;
Mi día es un sueño
Y mi noche es un sufrimiento.

Paciencia, paciencia
La sombra de la esperanza
brilla en los sollozos.
La dura oscuridad, oh paciencia,
me volvió loco en mi juventud.
En mi cabeza, murmullos y carnicería
Me enterraron
Viviendo en la ignorancia.
Me torturaron
Con el odio y la arrogancia.

ALGERIA – THE COLD

el frío
Del frío y del trueno
y de las nubes, la paz sale
de mi choza.
La desgracia me hace olvidar la desgracia
¿Quién va a reconstruirlo,
¡Oh, mi país?
Noticias de los hijos de mi país
¡cómo las he buscado!
Quién apagará este dolor
que sigue y sigue todos los días
quién tenderá su mano
¡Oh, mi país!
Pedí noticias de las montañas,
de los ríos
Pregunté al sabio, al artista,
al hambriento, a los descalzos.
Todos ellos me respondieron:
«Con el fin de construir, debemos unirnos».
¡Oh, mi país
Llegará el momento
y las nubes se apartarán de los cielos de Argelia,
los culpables serán conocidos,
serán reconocidas los millares de víctimas.
Mi país, no tienes nada que temer de mí
Tú eres la corona de este pueblo
Mantengo mi fe en ti.
Mi país, oh mi país.

  • Si cada persona pusiera su granito de arena solidaria, el mundo iría mucho mejor.

  • ¿Dónde jugarán los niños?

  • Músicos de todo el mundo unidos en este tema para fomentar la PAZ.

Memorias

MEMORIA DE ACTIVIDADES 2021

Os presentamos la Memoria del año 2021 en la que podréis encontrar las actividades y proyectos de nuestra ONG. Puedes...

MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020

Presentamos la Memoria de actividades del año 2020. En ella podréis ver todos los proyectos que KORIMA ha realizado. Podéis...

MEMORIA DE ACTIVIDADES 2017

Os presentamos la Memoria de actividades de Korima correspondiente al año 2017. La podéis descargar en formato pdf o visualizarla...

Boletines informativos

BOLETÍN INFORMATIVO 38

Ya puedes leer nuestro último boletín informativo, donde recogemos las actividades más relevantes del último trimestre. Pincha aquí.

BOLETÍN INFORMATIVO 34. DICIEMBRE 2017

Ya tenéis disponible el Boletín informativo del mes de diciembre. Lo podéis descargar desde aquí en formato pdf: boletín 34....